Derribando mitos: Tres creencias erróneas sobre la biometría y el uso de la huella dactilar

La rápida expansión de esta tecnología ha incentivado que circule mucha información y opiniones en torno a su uso y sus alcances. Mientras sus defensores aseguran que la biometría es una solución efectiva para aumentar la seguridad y agilizar los procesos, otros critican que vulnera la información de los usuarios y es costosa.  Pero, ¿qué hay de cierto detrás de todas estas ideas?

La identificación biométrica es una tecnología que se basa en la evidencia de que todos los seres humanos tienen características únicas e irrepetibles. Algunas de ellas pueden ser físicas, como la huella dactilar o el iris; y otras pueden ser intangibles, como patrones en el comportamiento o el ADN.

A pesar de que los métodos de autenticación con biometría existen desde la década de los 90, solo recientemente su uso se ha comenzado a masificar. Hoy, la biometría se puede encontrar en aeropuertos, bancos, retail, universidades, centros de salud, controles fronterizos y una larga lista de organizaciones e industrias.

Sin embargo, la rápida expansión de esta tecnología ha incentivado que circule mucha información y opiniones en torno a su uso y sus alcances a futuro. Mientras sus defensores aseguran que la biometría es una solución efectiva para aumentar la seguridad y agilizar los procesos, otros critican que vulnera la información de los usuarios y es costosa.

Pero, ¿qué hay de cierto detrás de todas estas ideas?

Tres mitos de la identificación biométrica:

1. La biometría reemplazará las contraseñas

Las contraseñas tienen algunas desventajas conocidas, como por ejemplo, el peligro de olvidarlas o el riesgo de que sean robadas a través de técnicas como el phishing. Sin embargo, esto no significa que las contraseñas dejarán de existir en el corto o mediano plazo. En realidad, hoy continúan siendo el método más frecuente de autenticación.  

Según un estudio de Kaspersky, durante el primer semestre de 2019 los usuarios afectados por robo de contraseñas aumentaron en un 60%. Pese a esto, los expertos en ciberseguridad no apuntan a la eliminación de las contraseñas como la solución, sino que a implementar sistemas que tengan varias capas de seguridad.

Esto significa que las soluciones biométricas y las contraseñas deberían coexistir, robusteciendo la seguridad y aumentando las puertas de entrada que tienen que superar los atacantes cibernéticos.

2. Los rasgos biométricos no se pueden copiar ni falsificar

Tal vez años atrás, cuando la biometría recién estaba haciendo sus primeras apariciones, esta idea podría haber estado en lo correcto. Pero hoy en día ha sido comprobado que la mayoría de los rasgos biométricos pueden ser falsificados. Eso sí, no se trata de un proceso simple y por lo general sólo ha sido realizado a modo de estudio.

Por otro lado, el hecho de que en la actualidad uno de estos rasgos no pueda ser falsificado, no quiere decir que en el futuro no se desarrollarán nuevos métodos para hacerlo.

“No se le puede pedir a la tecnología que resuelva el 100% de los riesgos de fraude”, explicó Danny Vargas, Sales Manager Senior de e-certchile.

La empresa filial de la Cámara de Comercio de Santiago ofrece servicios de biometría para la transformación digital. El sistema permite utilizar la huella dactilar para la firma de documentos.

“Siempre va a haber brechas de seguridad, pero la biometría lo que hace es minimizar los riesgos. Hoy en día si uno va a firmar un documento presencialmente no hay mecanismos para certificar que la persona es quien dice ser. Lo que hoy entrega la tecnología son más herramientas y evidencias para afirmar que la persona efectivamente firmó en una fecha determinada y disuadir a las personas que quieren defraudar”, añadió el ejecutivo.

3. La implementación de biometría es costosa

Por lo general, se asume que la implementación de tecnología de identificación biométrica es algo que sólo pueden costear las grandes corporaciones o instituciones del gobierno.

Sin embargo, hoy existen múltiples empresas que ofrecen el servicio y los precios han llegado a estar al alcance de la mayoría de las organizaciones, incluso pequeñas o medianas empresas.

Por otro lado, una de las ventajas que tiene la biometría es que ayuda a las empresas a reducir o eliminar ciertos costos administrativos. A medida que cada vez más organizaciones optan por la transformación digital y el reemplazo del papel por documentos electrónicos, la biometría se ha convertido en un importante aliado para evitar fraudes y mantener estándares de seguridad.

 

Déjanos tu comentario

*Campos obligatorios
Comentarios
  • En los cajeros automaticos podrian utilisarlo gracias

  • Siempre validar con una huella digital va a ser mucho mas aeguro y valedero que una simple firma …deberia ser todo asi incluso las transferencias electronicas


SUBIR